EstresA menudo el estrés se manifiesta cuando nos mantenemos  enfocados durante el día, en las preocupaciones del día de ayer. Una acumulación de preocupaciones (las de ayer más las de hoy) casi siempre termina en un alto nivel de estrés. Por lo tanto, debes ser capaz de desechar todas tus preocupaciones del día anterior, y concentrarte totalmente en tu día actual.

 

Así que aquí te dejo 3 consejos para evitar el estrés diario:

 

Primer consejo demoledor de estrés:

 

Toma en este instante la decisión de liberarte de todos los pensamientos relacionados con el día de ayer, y concéntrate solo en el hoy… solo este pensamiento… solo el aliento actual… únicamente este momento. Realiza tres inspiraciones muy profundas, mientras disfrutas de la sensación de liberarte de cada uno de esos pensamientos del pasado. Siente que tu panza se hincha, y tu mente se vacía de esos problemas.

 

Al mismo tiempo siente cómo todas y cada una de esas preocupaciones, todos y cada uno de esos problemas, todos y cada uno de esos momentos sin resolver, empiezan a disolverse en tu mente. Vas a tratar con ellos en otro momento. Por ahora vas a concentrarte en ESTE único momento.

 

Ahora busca en tu interior un espacio que será tu lugar de paz. Simplemente entra en ese lugar en donde sientes que estás en paz, y a continuación, relájate y respira profundamente, mientras disfrutas de la sensación de estar en paz contigo mismo, dentro tuyo.

 

Usa este momento tan especial y este lugar, para estar tranquilo. Libera tu mente y tu cuerpo de toda preocupación, toda lamentación, toda desilusión, toda ira y todo dolor.

 

Segundo consejo demoledor de estrés:

 

Ahora, piensa en que haces algo particular, como acunar a tu bebé,
dar un paseo rápido, rastrillar hojas secas, o simplemente hacer algo
simple que te guste. (A mi me gusta jugar al ping-pong). Al mismo tiempo mantén tu mente enfocada en estar tranquila mientras te encuentras en tu propio lugar especial, en tu interior.

 

Practica cada día en tu interior estas acciones calmantes y  tranquilizantes, para lograr más. A la primera señal de estrés o
tensión emocional, vuelve a este lugar tranquilo y empieza todo de nuevo hasta que hayas alcanzado ese momento de calma interior. No se trata de perder la conciencia, sino de concentrarte.

 

Tercer consejo demoledor de estrés:

 

Lo mejor que puedes hacer por ti es comer bien, beber rico y descansar, ¡todo a tu salud!  No sabes cómo disfruto de Pizza con mucho queso, y con diferentes aditivos superiores: jamón, huevos,
calabresa, con cebollas, aceitunas (utiliza esa servilleta para limpiar
tu boca. ¡Desde aquí te veo!)

 

Es fácil tener estrés por no comer y beber adecuadamente. Y cuando no duermes la cantidad de horas que necesitas cada noche, sólo estás exponiéndote a un estrés adicional. (A mis hijas adolescentes les digo lo contrario: ¡levántense! Es que a veces duermen 15 horas seguidas)

 

Limita la cantidad de sal, azúcar, cafeína y alcohol en tu dieta. Yo las he suprimido desde que me casé (gracias amada esposa mía).  Bebe abundante agua limpia y pura cada día (2 litros mínimo), y haz ejercicios si fuera posible cada día, o al menos 3 veces por semana (si quieres, puedo entrenarte). Esto dará nueva vida a tu piel, tu cabello y alimentará todos tus órganos vitales.

 

¡Tómate el tiempo para respirar correctamente! Realiza profundas respiraciones que hagan que tu panza se hinche, para enviar oxígeno puro a cada parte de tu cuerpo. Ríete. Ríete mucho. Vuelve a reír un poco más. Intenta separando las comisuras de tus labios y mostrando tus dientes. ¡Hazlo ya, por favor! Suelta una carcajada, y no importa si al principio parece forzada. ¡Vamos, quiero oírlo desde mi casa! La risa es alimento para el alma. Separa tiempo para jugar. Mañana sábado tengo que dirigir a unas 100 personas en una sesión de juegos grupales anti-estrés. Después de 25 minutos, muchos no pueden seguir jugando, pues están sosteniendo sus panzas de tanta risa. Haz esas cosas que te gustan. Entabla relaciones sanas y satisfactorias, y trabaja en los problemas que te impiden acercarte a esa persona especial.

 

Cuando estás contento y vives una vida equilibrada, las tensiones
cotidianas son insignificantes, comparadas con el torrente de vida que experimentas. De esta manera estás mejor equipado para lidiar con lo inesperado.

 

¡Puedes tomar el control del hoy!   Aísla un solo factor de estrés particular en tu vida, y luego trabaja con él hasta recuperar el control. De esta manera tendrás nuevas esperanzas hacia el futuro.

Propuesta: Si no lo haces, de nada te habrá servido leer todo el
artículo.

Haz algo para reírte: alquila una película de humor, cuenta chistes con tus amigos, lee alguna revista de chistes gráficos sanos, pídele a tu familia que te haga reír, o asiste a un grupo de juegos (puedes venir mañana al mío=). Deja a continuación un comentario de qué
ocurrió con tu estrés luego de hacer esto.

 

El Profe Roberto: desestrezado por convicción